LA ESPOSA JÓVEN

 

13 Mar, 2020

Autor: Alessandro Baricco

Nacionalidad: italiana

Año publicación: 2016 / 208 páginas

La esposa joven es de esos libros que vas a recordar por un tiempo. Y las razones, al menos para un asiduo a la lectura, son múltiples. Porque cuando una historia está contada desde una perspectiva original y además es posible hacerla dialogar con otros autores y estilos, estamos hablando de una obra que aspira a ser emblema.

Cada vez que un libro te recuerda a autores que admiras, puedes buscar la copia en la línea o intentar comprender la genialidad de quien se atreve a tomar recursos literarios para apropiárselos y darle otro prisma que lo ubica, finalmente, dentro de una órbita distinta. Reutilizar las influencias para crear, es siempre un ejercicio valioso y Alessandro Baricco lo consigue de manera elegante.

La historia no requiere de miles de aristas para crear un nudo dramático. De hecho, el relato de esta mujer joven que llega a la casa de su novio para cumplir con el casamiento prometido tres años antes, tiene tintes absurdos que recuerdan a  la corriente del teatro  que lleva el mismo nombre.  El joven al que esperaremos durante toda la novela, nos recuerda al Godot de Samuel Becket, ya que  el flujo de la narración depende de aquella espera.

Todo lo que ocurre luego de que aceptamos la premisa, está lleno de detalles que reflejan una atmósfera nebulosa. Es principios del 1900, Una mujer joven aparece en una casa de una familia acomodada buscando al hombre con el que se va a casar, pero hay un problema: el joven está en viaje de negocios y ningún miembro de la familia sabe realmente cuando volverá. Se habla de negocios, pero se intuye que de lo que logre en europa depende también el futuro de la casta. No nos cuestionaremos la poca resistencia ante la sorpresa de los personajes que llevan el nombre de su rol o posición en vez de uno tradicional. Porque Baricco habla del Padre, la Hermana y la Madre, además del tío, sin nombres. El ambiente onírico que muchos asignan a este autor italiano, está supeditado a estos detalles, que podríamos interpretar como un vaticinio de la resolución. Aunque esto último, es solo una traducción antojadiza del autor de la presente reseña.

El núcleo familiar se desenvuelve entre sus propios miedos, como por ejemplo el que todos profesan hacia la oscuridad y la noche, a los cuales se agregan divertidas situaciones cotidianas, las cuales nos permiten dibujar la telaraña que hay detrás de la espera, los problemas que se esconden ante una sociedad basada en las apariencias y la necesidad de pertenecer a ciertos grupos que aseguran privilegios.

Este libro habla sobre la espera, pero también sobre la postergación de la mujer, de una dependencia obligada hacia un compromiso, que muchas veces en otras épocas se confundía con amor ante la imposibilidad de buscar caminos alternativos.  La actitud del mayordomo Modesto (único personaje que tiene nombre) nos revela  la necesidad de mostrar una imagen específica de familia y comportamiento social cuando existe una elite aterrada por la posibilidad de perder su escalafón. De hecho, la única forma en la que este personaje se comunica o emite opiniones, es a través de la tos. Fingir que tose, es la única forma de generar observaciones.

Esta obra de Baricco tiene humor y una intriga que finalmente basa su maestría no en el personaje que se espera ni el giro impresionante de un gran crimen, sino en la tensa espera y lo que ella puede aflorar. Problemas familiares, clasismo, las apariencias y costumbres absurdas de una clase alta que muchas veces de acomodada tiene poco.

Diálogos y personajes nos recuerdan sin duda al gran Saramago, pues están fuera de norma y eso se valora, pues el autor italiano no solo propone desde el tema, sino que imprime la tinta de su estilo también a través del formato.

Se trata entonces de un libro recomendable para todos aquellos que disfruten de nuevas propuestas narrativas, puesto que es un libro que entretiene a través del humor impreso en las situaciones cotidianas de los personajes, pero conquista por la forma en que se sitúa en el papel. Hablantes sin nombre, diálogos en formato particular y una historia que parece apuntar hacia una aparición, pero que pone el ojo en la espera, porque como muchos saben, a veces no es la meta el objetivo, sino el camino que debes recorrer para llegar ahí.

G.E.W.

¿te gustó? compra aquí:

https://www.librosmackay.cl/libros/la-esposa-joven/

Comentarios